noviembre 29, 2020

¿Estamos siendo informados sobre deuda pública?

por: Lorena Tapia

Hoy cuestiono el accionar de muchos medios de comunicación del país, que en sus titulares reflejan situaciones altamente preocupantes respecto a la deuda boliviana, sin embargo la noticia plantea más aspectos que considero positivos del sector.

Cuestiono que exclamen que la deuda llegó a su máximo nivel, cuando en la misma nota se puede distinguir que indicadores de solvencia respecto al PIB plantean un nivel sostenible muy por debajo de umbrales establecidos internacionalmente para reflejar endeudamiento saludable, esto en cristiano quiere decir que existe la suficiente capacidad para pagar las deudas, que si bien la deuda subió, la economía crece aún más y genera los recursos suficientes para cubrirla.

Cuestiono que hablen de deuda a plazos cortos cuando la totalidad de la deuda a la que hacen referencia es clasificada como deuda de mediano y largo plazo por el Banco Central de Bolivia, que según datos de su último informe en un 82% supera los 10 años de plazo.

Y más aún cuestiono el hecho de darle un ángulo negativo a que Bolivia consiguió dejar de ser catalogada como un país de ingresos bajos, cuando el paso a país de ingresos medios, es un indicador del reconocimiento internacional de las mejoras en la economía y abre un abanico de oportunidades para el endeudamiento en el país, en cuanto a nuevas fuentes e instrumentos.

¿En qué afán algunos medios utilizan sus titulares? ¿Será que se ha perdido la esencia del verdadero comunicador que informa en base a la verdad? ¿Será que todos se han convertido en comerciantes de la información, que transforman la verdad en función a cuántos ejemplares venderán? ¿O será que los lectores sin costumbre de enterarnos de buenas nuevas, o en búsqueda de morbo, hemos obligado a los medios a mostrar la noticia como mala cuando al final es todo lo contrario?

Considero que deberíamos darnos la oportunidad de enterarnos de las buenas nuevas como lo que son, buenas noticias, sin dejar de lado nuestro crítico interno, claro está.

Finalmente considero que todos los medios en uso pleno de la libertad de prensa deberían ser libres de reflejar la información verdadera, sin temor a si sus páginas serán leídas o no, todos tenemos derecho a acceder a información objetiva para poder en base a ella sacar nuestras propias conclusiones.

Be the first to comment

Deja un comentario