noviembre 26, 2020

Rebájame caserita

por: Verónica Casablanca V.

Recuerdo que decidí preparar una cena para mi novio, su plato preferido “Chicharrón de Pollo”, como sorpresa por nuestro aniversario, para ello tuve que pasar por toda una odisea que al final valió la pena.

Me faltaban algunos ingredientes para el rico plato, entonces fui a comprar al mercado: pollo y claro tomate, para la llajuita. Gran sorpresa me llevé cuando vi que el precio del kilo de pollo rondaba de Bs 15,00 a Bs 16,00; asimismo, la libra del tomate estaba entre Bs 3,50 y Bs 4,00 por lo que pedí a mis caseritas una “rebajita”, no obstante mi pedido no fue concedido y siempre tuve la duda si el peso era el justo.

Como el caso mencionado existen miles de situaciones similares con diferentes productos de la canasta familiar, donde los ofertantes (vendedores) discrecionalmente hacen variar los precios de los mismos, por lo que me di a la tarea de investigar qué se estaba haciendo al respecto.

Viendo y escuchando algunos comerciales me enteré que como una medida de solución, el Gobierno del Estado Plurinacional a través del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, desde la gestión 2014, lleva adelante las “Ferias del Precio y Peso Justo” a nivel nacional, para contribuir a la lucha contra el agio y la especulación, en el marco de la Seguridad y Soberanía Alimentaria.

Durante el 2014 y 2015, se realizaron aproximadamente 63 Ferias, en diferentes zonas de las principales ciudades del eje central La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

Es una buena oportunidad para que los pequeños productores puedan vender directamente a los consumidores (caseritas) sus productos, porque son circuitos cortos de comercialización, a un precio justo y con un peso exacto. En este ámbito los pequeños productores, también establecen alianzas estratégicas con Gobiernos Autónomos Departamentales, Municipales, Empresas públicas y privadas, medios de comunicación, juntas vecinales y otros.

En las Ferias, por ejemplo, el precio del kilo del pollo tiene un costo de Bs 13,50, y la libra del tomate Bs 2,50, evidentemente existe una gran disminución de los precios de los productos de la canasta familiar con relación a los mercados normales, aspecto que coadyuva al gasto (ahorro) de las familias bolivianas.

Con las mencionadas actividades se combate el agio y la especulación, de esta forma se incentiva a los pobladores a controlar los precios en los mercados centrales y barriales a nivel nacional. De acuerdo al presupuesto del citado Ministerio el Tesoro General de la Nación, asignó para esta actividad Bs 10,7 millones, conforme al Plan Económico Productivo aprobado para ese sector.

Los recursos asignados para estas ferias, cubren diferentes gastos que coadyuvan a su funcionamiento como la instalación de servicios básicos, mantenimiento, saneamiento y mejora de las carpas; así como la adquisición de 3 camiones, 3 camionetas y 2 frigoríficos, para el transporte y la conservación de los productos.

Con todo esto, para mí siguiente aniversario recurriré a una de estas Ferias considerando que serán permanentes, para que el costo de mi cena no sea tan elevado y no suplicare diciendo “Rebájame Caserita”. 


*          Economista

Be the first to comment

Deja un comentario