noviembre 27, 2020

5.15% de crecimiento pese al pesimismo de los opinadores

por: Pamela D. Tarifa Zeballos

En jornadas pasadas el Instituto de Investigaciones Económicas INE, emitió el último dato del Índice Global de Actividad Económica (IGAE). El mismo que refleja que la economía boliviana creció un 5.15% en marzo. Sin duda una noticia excelente para todos los bolivianos, pero para algunos analistas pesimistas, la noticia más bien fue prodigiosa.

Algunos analistas económicos continúan pensando que la economía boliviana se sustenta sobre todo en la exportación de materias primas, es más a veces parece que piensan que así debe ser. Estos personajes se reúsan a aceptar que a partir de la implantación del Nuevo Modelo Económico Social Comunitario Productivo, es la demanda interna la que se ha constituido en el principal cimiento de nuestra economía.

Su planteamiento (y por eso se los llama pesimistas) se enfoca principalmente en la caída de las exportaciones. Evidentemente en el primer cuatrimestre, las exportaciones mineras cayeron en 25,3% y las exportaciones de hidrocarburos cayeron en 32,5%. Ellos consideran que estas cifras son catastrales para la economía boliviana y que a partir de ello debemos entrar en pánico. Pero este análisis no es cabal si no se observa desde todos los ángulos de la situación.

Para un estudio íntegro, es preciso observar nuestra economía por dentro, y por qué no, destacar la buena gestión que se está efectuando. Las Exportaciones Netas han reducido sustancialmente su incidencia en nuestro Producto Interno Bruto alcanzando a -1.6 pp en 2014, y, en contraparte la Demanda Interna ha incrementado su incidencia hasta 7.0 pp. Estos datos dan razón de que el crecimiento de nuestro país está siendo sustentado por la demanda interna, y no por las exportaciones.

Otro dato particular del dinamismo y la incidencia de la demanda interna en el crecimiento económico, son los impuestos. Hasta abril del presente año, el IUE alcanzó a Bs 6.389,9.- millones, y el IVA a Bs 3.550,7.- un 14% y 13% más que en el mismo periodo del 2014 respectivamente, dato que además refleja la confianza que ahora tienen los ciudadanos en la gestión pública.

Bolivia además registra los niveles de inflación más bajos de Sudamérica, con un 0.38% de variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) hasta abril del presente año. Porcentaje muy reducido en comparación con los demás países de la región que presentan una inflación por encima del 4%. Esta situación manifiesta el atinado trabajo que están realizando las autoridades en el país para mantener la inflación controlada.

Estos simplemente son ejemplos que demuestran que no es momento de entrar en pánico. Un 5.15% de crecimiento económico nos demuestra que no se está haciendo un mal trabajo. Considero además que este porcentaje exhorta a aquellos analistas escépticos a que no tengan miedo al cambio. Más bien deberían entender que el Patrón Primario Exportador en el que ha vivido sumergida Bolivia, debe quedar en el pasado, trabajar en ello y no alentarlo a seguir ahogando nuestra economía.

Be the first to comment

Deja un comentario