diciembre 1, 2020

La prórroga Potosina

por: Alexis Saavedra Suárez

Desde el paro del 2010 (constituido como uno de los puntos más altos de conflicto en esta prórroga potosina) por demandas como la carretera Potosí -Tarija, el aeropuerto, el arranque de la planta de fundición de Karachipampa, la preservación del Cerro Rico, la solución de un problema de límites con Oruro y la demanda de una fábrica de cemento, hasta la fecha, se establecieron como quimeras, unas más que otras, aquellas demandas en la sociedad potosina.

En el año 2011 se pronunciaba como presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Celestino Condori. El poco avance de la gestión departamental lo llevó a demandar, por ejemplo, la instalación de la fábrica de cemento asentada en Coroma para que se usara la piedra caliza del cerro Pahua.

En 2012 el gobernador, Félix Gonzáles, dio a conocer que la consultora CCT Aeropuerto se adjudicó el estudio y diseño final para la construcción del aeropuerto internacional de la ciudad de Potosí. Ya desde noviembre de ese año se convocó a paros por parte de la Comcipo pero ya con reprobación de la gobernación, a diferencia del 2010.

En el 2013 el gobierno, mediante la ministra de Desarrollo Productivo Teresa Morales, detalló que la inversión pública en el departamento de Potosí supera los 1.900 millones de dólares. Aseguró que se invierte 903 millones para el aprovechamiento del litio, 110 para la Complejo Metalúrgico de Karachipampa, las obras viales suman 719 millones, para el aeropuerto de Uyuni se dispuso 15 millones, y la promoción y desarrollo el rally Dakar costaría 23 millones dólares, entre otras inversiones.

La Comcipo convocó entonces, con Johnny Llalli, a un nuevo paro que no llegó a ser trascendental.

En mayo de 2014 se convocó a un paro enarbolando las mismas demandas del 2010, a excepción de la carretera Tarija-Potosí (aunque recién este año se anunció la inauguración). Este paro tuvo, al final, el mismo estandarte que las anteriores movilizaciones.

Tras el paro de este año, y la posición clara gubernamental de tener toda la voluntad de acceder a las demandas siempre y cuando se demuestre cómo convertir en realidad estas “quimeras”, aún no aplicables a corto plazo, pero tampoco imposibles.

Se trata de la punta de lanza de la gran y profunda problemática potosina, no son más que los efectos de “cosas” a las cuales usualmente no se las toman con suficiente seriedad.

La presencia estatal, a diferencia de lo que es la presencia gubernamental nacional, es necesario entenderla desde la perspectiva de la complejidad. Las diferencia entre una y otra radican en que aquella es una construcción de la mano de la historia de un país, de largo plazo, mientras que la segunda corresponde a un gobierno o un tipo de gobierno que desde hace cinco, diez o quince años solo forma parte del proceso de construcción de la presencia estatal en un territorio.

No se debe olvidar que lo más elemental en la existencia de un Estado es la búsqueda de satisfacción y bienestar de los individuos que alberga.

Be the first to comment

Deja un comentario