noviembre 25, 2020

Diplomacia de los pueblos

A pocos meses de cumplirse diez años del primer triunfo electoral presidencial de Evo Morales, entre las muchas políticas gubernamentales a destacar cobra especial importancia la promoción de la “diplomacia de los pueblos”.

En esa dirección el país se ha convertido, como nunca antes en su historia, en un protagonista indispensable de la integración política, económica, social y cultural, de nuestra América, donde destaca la cálida relación entre nuestras máximas autoridades y los movimientos sociales de Chile.

En un gesto de amistad genuina, con motivo de celebrar su 50 Aniversario la revista chilena Punto Final –encargada de rescatar en 1968 el Diario del Che en Bolivia y entregárselo a Fidel Castro en Cuba– extendió una invitación especial al Vicepresidente Álvaro García Linera. Claro, el gesto además expresa la convicción de la izquierda vecina de la justeza de la demanda marítima boliviana.

Ante la publicación del acto, a realizarse el próximo viernes 25 en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, en Santiago, el director de esta institución y amigo de la presidenta Bachelet, Ricardo Brodsky, condicionó el préstamo de las instalaciones a la prohibición de la participación de nuestro Vicepresidente ya que –a su juicio– podría referirse al tema del mar e incomodar a las autoridades de gobierno.

Tal medida ha sido públicamente denunciada por el director de Punto Final, Manuel Cabieses Donoso, que ha calificado de “arbitrario y discriminatorio” el actuar de Brodsky.

Durante la mañana del jueves la revista amiga socializó la que considera como la única solución posible al lamentable impasse: cambiar de recinto y ciudad para festejar sus bodas de oro pues, a lo único que se niegan a renunciar, es a expresar su cariño y admiración por Álvaro García Linera. Ya comienzan a verse los frutos de la “diplomacia de los pueblos”.

Be the first to comment

Deja un comentario