noviembre 24, 2020

Víctor Jara (1932-1973)

Víctor Lidio Jara Martínez nació el 28 de septiembre de 1932. De origen campesino, hijo de Manuel Jara, un inquilino, y Amanda Martínez, una cantora popular, llegaría a convertirse en uno de los principales referentes de la música chilena; cantautor, profesor, director de teatro, activista político, militante del Partido Comunista de Chile y testimonio vivo de la creación artística popular.

En 1944 se trasladó junto a su madre y hermanos a Los Nogales, en Santiago de Chile. A los 15 años quedó huérfano e ingresó en el Seminario Redentorista de San Bernardo. Se incorporó en 1953 al coro de la Universidad de Chile, momento en que inició formalmente su incursión en la música, afición que había heredado de su madre.

Entre 1959 y 1961 estudió actuación y dirección en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, consolidándose como uno de los mejores directores de la escena nacional, obteniendo numerosos premios y reconocimientos del público y la crítica especializada. En esa época conoció a Violeta Parra, que lo acogió como discípulo.

Trabaja en el grupo de música popular Cuncumén, entre 1957 y 1962. Fue director artístico del conjunto Quilapayún (entre 1966 y 1969), colaboró con el conjunto Inti Illimani y tuvo su espacio estable en la reconocida Peña de los Parra.

Con su guitarra hizo canciones de protesta, pero sus obras mayores brotan desde la tierra y de la pobreza de las barriadas periféricas de Santiago pues creía que “la mejor escuela para el canto es la vida”.

Militante comunista, desde 1970 participó activamente en las campañas electorales de la Unidad Popular, y durante el período de gobierno de Allende fue nombrado embajador cultural.

Tras el golpe de Estado acaecido el 11 de septiembre de 1973, fue hecho prisionero por el ejército y trasladado a las instalaciones del Estadio Chile. Allí es torturado brutalmente y le machacan sus manos para que no volviera a tocar; finalmente, es acribillado a balazos el 15 de septiembre.

Cuatro días antes del golpe un periodista le había preguntado: ¿Qué es patria?, así respondió:

“Patria es el amor a mi hogar, mi mujer y mis hijos. Es amor a la tierra que me ha ayudado a vivir; es el amor a la educación y al trabajo; es amor a los demás que trabajan por el bienestar común; es amor a la justicia como instrumento del equilibrio para la dignidad del hombre; es el amor a la paz para gozar de la vida; el amor a la libertad, no al libre albedrío, no a la libertad de unos para vivir de otros; sino la libertad de todos. La libertad para que yo exista y existan mis hijos, y mi hogar y el barrio y la ciudad y los pueblos y todos los contornos donde nos ha correspondido forjar nuestro destino. Sin yugos propios ni yugos extranjeros”.

La Época.-

Be the first to comment

Deja un comentario