noviembre 29, 2021

¿Supresión de la utopía comunista en Cuba?


Por Esteban Ticona Alejo *-. 


Diferentes medios internacionales han dado mucha cobertura al anteproyecto de reforma constitucional que se discute en Cuba y sobre todo a la supresión de la palabra comunismo. Lo más llamativo de las cadenas de comunicación capitalista es que suponen que la supresión de la palabra comunismo llevará a Cuba a pasar a la sociedad capitalista mediante la política de “liberalización controlada” o el reconocimiento de la propiedad privada.

Pero ¿qué es el comunismo o la sociedad comunista? En términos teóricos, el comunismo es una forma de organización social, política, económica y cultural, la cual busca la eliminación de las clases sociales, entregando los bienes de producción a los trabajadores y tiene como último fin la abolición del Estado. Muchos investigadores han argumentado que la gran inspiración de la “sociedad comunista” son las sociedades ancestrales o indias. Aun se sostiene que los grandes utopistas del renacimiento como Tomás Moro (Utopía), Tomás Campanella (La ciudad del sol) y Francis Bacón (Nueva Atlántida), se infundieron en las sociedades andinas y mesoamericanas; aunque existen otros autores actuales como Pierre Clastres que sostiene que las “sociedades primitivas” llegaron a un nivel de desarrollo humano que ya no precisaron del Estado, en fin. Pero la propuesta estrictamente política fue formulada por Karl Marx desde 1841 cuando comenzó a escribir sus obras. Las ideas básicas están planteadas en la distribución equitativa de la producción económica, sea este el salario percibido o los medios de producción (fábricas y empresas). En otras palabras el comunismo plantea la destrucción de las riquezas de la clase burguesa y, en consecuencia, la eliminación de la misma. Desde la mirada europea, el concepto de comunismo también es una utopía, porque nunca existió en la realidad; pero que se busca su realización.

Además, los medios de comunicaciones transnacionales y reproducidas por los nacionales aun se manejan en la total confusión de pensar que comunismo es igual a socialismo, pero ¿qué es el socialismo? El socialismo no crea una sociedad equitativa e igualitaria en términos económicos, pero sí tiene como objetivo formar una sociedad de diferencias mínimas preparada para el comunismo o algo similar. Es decir, muchos analistas ven como un paso previo al comunismo y otros la denominan sociedad de transición. Una sociedad equitativa no implica que todos tengan lo mismo, sino que todos tengan satisfechas sus necesidades. Ése es justamente el objetivo del socialismo. El socialismo elimina las clases sociales pero no las diferencias profundas como el racismo y otras parecidas. Los residuos del capitalismo perduran en el socialismo, como permanecen todos los logros humanos del pasado. Está claro que hay muchas experiencias del socialismo e inclusive con sus diversas gamas y es lo que se ha denominado el socialismo real.

Creo que Cuba está apostando a sacar muchas lecciones de su socialismo real transitado y seguirá desafiando a nuevas formas de socialismo que pueda ser una respuesta societal para los tiempos actuales. El presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, Esteban Lazo, declaró a la prensa que “No quiere decir que renunciemos a nuestras ideas, sino que en nuestra visión pensamos en un país socialista, soberano, independiente, próspero y sostenible”. La profundización del socialismo real supone una apuesta crítica y profunda por una sociedad donde se pueda prescindir de todo lo que oprime y explota al ser humano y a la naturaleza y, no sé si eso se llamará comunismo o comunismo hermenéutico como comienza a discutirse en las lides filosóficas políticas.


*         Es aymara-boliviano. Dr. en Estudios Culturales Latinoamericanos y es Docente en la UMSA.


 

Be the first to comment

Deja un comentario