octubre 26, 2020

Descolonización y Despatriarcalización: Pilares del estado Plurinacional

por: Amalia Mamani Huallco*

Bolivia va transitando de las reflexiones teóricas con indudables exigencias prácticas, a las cuestiones prácticas con inevitables urgencias teóricas.

Esto es así, porque del tiempo de la resistencia al modelo neoliberal, se ha pasado al tiempo del despliegue del poder estatal con la descolonización como estrategia global para constituir una sociedad justa y armoniosa.

La descolonización se transforma, de este modo, en la estrategia mediante la cual los procesos emancipatorios del tiempo de la resistencia se convierten en políticas públicas de este nuevo tiempo de revolución social.

Pero la descolonización no anda sola, sino que contiene en su seno a la despatriarcalización, y esto  hace que la complejidad se exprese con toda su fuerza, mostrando sus múltiples dimensiones, sus diversos campos de lucha, y los vacíos en los cuales tiene que desenvolverse la gestión de las políticas públicas.

Para esta lucha no hay recetas

Pensar el vínculo que coloca como luchas paralelas la descolonización y la despatriarcalización, sin subordinar una a la otra, implicó aceptar el desafío de imaginar cómo instalar ambos referentes transformadores en lo institucional e impulsar su adopción desde este espacio, teniendo presente que en Bolivia se aprende experimentado y que la única forma de consolidar el Estado Plurinacional es transgrediendo y subvirtiendo al Estado Colonial. Descolonizando el Estado desde el Estado.  Despatriarcalizando el Estado desde el Estado…

Así, un primer paso dado para ir tanteando el terreno de posibilidad de la descolonización se vinculó con la creación de un Viceministerio que dé los lineamientos de la misma y se integre a la estructura organizativa de Ejecutivo en 2009, experiencia inédita en la institucionalidad estatal de toda América Latina, pero que no pudo ver su propio horizonte político sino a un año de su creación.

A partir de ese momento, su desarrollo institucional sufrirá transformaciones sumamente enriquecedoras siendo la principal, la creación de la “Unidad de Despatriarcalización” en 2010,  que además de complementar los procesos de descolonización iniciados por el Estado Plurinacional, apunta a la visibilización de las relaciones sociales de dominio que responden al orden patriarcal, a su desestabilización, puesta en crisis y a su transformación para constituir una sociedad justa y armoniosa.

Sin duda, ello pone en tapete de discusión las políticas públicas que corresponden a una “Unidad de Despatriarcalización”, habida cuenta que -desde diferentes ángulos-, se advertía sobre la duplicación de esfuerzos con el Viceministerio de Igualdad de Oportunidades (VIO).

Considerando ello, la Unidad tiene hoy sus funciones bastante explicitas y, en el plano práctico, ha desarrollado cuatro programas encaminados a la despatriarcalización que consideren: a) políticas de derechos humanos; b) políticas públicas en la institucionalidad estatal; c) la despatriarcalización de los modelos de conformación familiar, y; c) la despatriarcalización del trabajo del hogar.

 

Una sociedad justa y armoniosa

Si como señala el articulo 9º de la Constitución Política es un “fin esencial del Estado […] constituir una sociedad justa y armoniosa cimentada en la descolonización” es importante demandar que toda la energía estatal, sus modelos normativos, su diseño institucional y los proyectos de vida que las acompañan, deben estar encaminados a este esfuerzo: constituir una sociedad justa y armoniosa.

El Estado Plurinacional, no puede vivir con el patriarcado a cuestas, no puede cargar esa herencia colonial, no puede ser cómplice de un programa de reproducción del capitalismo global, no puede admitir un programa de disciplinamiento social donde se castra la creatividad social. El Estado Plurinacional, tiene el desafío de mirar el pasado, de hacer el presente, de escribir el futuro y hacerlo sin el patriarcado como lastre.

Ahí está, lo que hoy conocemos como Vivir Bien, y eso se escribe a mano y sin permiso.

*Aymara y Administradora de Empresas.

Be the first to comment

Deja un comentario