octubre 25, 2020

Seguridad alimentaria y desarrollo rural en Bolivia

por: Juan Pablo Chumacero *

Algunas definiciones prácticas

Una definición instrumental de seguridad alimentaria 1 sostiene que ésta existe «cuando la población, en cualquier momento, tiene acceso físico y económico a alimentos suficientes, sanos y nutritivos para abastecer sus necesidades dietéticas diarias y sus preferencias alimentarias para una vida sana y activa.» La inseguridad alimentaria, por contraste, sucede cuando no se cumplen estas condiciones.

Siguiendo esta línea, se puede considerar al menos dos clases de inseguridad alimentaria 2: a) la transitoria,que tiene un carácter pasajero y que es ocasionada por algún cambio coyuntural relevante en las condiciones del medio que determina un paso temporal de la seguridad a la inseguridad y b) la inseguridad alimentaria crónicaque tiene una dimensión estructural en la cual la población vive en constante situación de déficit alimenticio debido a diversas causasya sea de disponibilidad, de acceso o incluso de uso de los alimentos.

Así, las causas de la inseguridad alimentaria pueden ser sintetizadas en tres 3:

    Causas relacionadas con la disponibilidad de alimentos, en las que el componente común es la ausencia o la escasez de alimentos fundamentales para la canasta familiar, debidas por ejemplo a una baja producción agrícola doméstica, restricciones al comercio internacional, elevados precios internacionales, ausencia de mercados domésticos, cambios climáticos severos y convulsiones sociales graves, entre otros.

    Causas relacionadas con el acceso a los alimentos. Es posible que exista disponibilidad de alimentos, pero que ciertos sectores de la población no puedan acceder a los mismos por diversas razones: pobreza, aislamiento geográfico, discriminación, baja productividad, desempleo, etc. Esta perspectiva complementa la primera.

    Causas relacionadas con el uso de los alimentos, que tienen que ver con las combinaciones nutricionales que la población realiza dado cierto nivel de disponibilidad y de acceso a los alimentos. En muchos lugares del mundo, se tienen los alimentos, pero se los utiliza o combina de manera inadecuada, generando algún nivel de inseguridad alimentaria.

La problemática de la seguridad alimentaria en Bolivia

Con estas consideraciones conceptuales, se puede decir que Bolivia es un país con un bajo nivel de autonomía respecto a los alimentos que consume (es importador neto de alimentos) y además es un país que tiene un crítico nivel de abastecimiento de las necesidades alimenticias de su población 4. Vale decir que Bolivia es un país donde un porcentaje de la población rural sufre de inseguridad alimentaria crónica y otro porcentaje vive en situación de inseguridad alimentaria transitoria. De manera general, las principales razonesson la extrema pobreza de la mayoría de su población rural, un ineficiente uso de la tierra agrícola en términos de seguridad alimentaria (tipos de cultivos no apropiados ambientalmente y políticas públicas que privilegian la exportación), una inequitativa distribución de la tierra,un deterioro progresivo de la condiciones de fertilidad de suelos y un escaso acceso al agua para riego, empeorados ahora con el cambio climático.

Toda esta situación se complejiza aún más si se consideran las diversas características regionales del país. La inseguridad alimentaria en el altiplano es muy distinta a la de las tierras bajas del país, y esto es así también cuando se comparan realidades urbanas distintas, como las ciudades de El Alto y Tarija. Asimismo, una cosa es la seguridad alimentaria a nivel nacional y otra es considerar el tema para determinados sectores de la sociedad, regiones o familias.

A nivel familiar, es preciso considerar las estrategias que tienen las familias (urbanas, rurales) para acceder a los alimentos necesarios para su subsistencia en términos productivos, comerciales, de empleo y otras, ya sea en tierras altas o en tierras bajas.

En el nivel local o regional es preciso discutir las formas en que las instancias gubernamentales intermedias y locales (municipio, región, autonomía indígena territorial) apoyan o no el desarrollo rural desde una perspectiva de seguridad alimentaria, y en qué medida las organizaciones productivas acompañan o no estos esfuerzos. En este nivel la discusión del desarrollo territorial rural es particularmente importante, así como la de las competencias de las autonomías indígenas y municipales en relación con el desarrollo y el bienestar de su población.

Ya en el ámbito nacional, la discusión debe versar sobre las distintas políticas públicas relacionadas con seguridad alimentaria, su complementación o su contraposición, su aplicación y sus logros a nivel macro. Aquí se toma en cuenta variables como el comercio internacional, las restricciones a la exportación de alimentos, la libre importación de otros y el rol de instituciones estatales nuevas como EMAPA o INSUMOS BOLIVIA y actores nacionales como la CAO, ANAPO, CIOEC y otros.

Con todo, es fundamental considerar que el segmento de la población boliviana que más sufre y está expuesto a la inseguridad alimentaria es la población indígena y campesina. Se trata de pequeños productores campesinos e indígenas que viven en comunidades caracterizadas por altas tasas de pobreza, desnutrición y —generalmente— marginación de las políticas nacionales. Ellos están obligados a vender sus productos y fuerza de trabajo para así acceder a bienes y servicios no agrícolas: educación, salud, vestimenta, alimentos procesados, y otros.

La inseguridad alimentaria de este sector no ha sido enfrentada mediante intervenciones públicas sólidas y coherentes. En todo caso, aún ahora, las políticas públicas son dispersas y sin niveles importantes de coordinación a nivel intersectorial y entre niveles de gobierno local, departamental y nacional. Por ejemplo, por un lado el gobierno nacional distribuyó de forma gratuita mil tractores, habilitó créditos subsidiados e instaló plantas de procesamiento, mientras que por otro lado, introdujo estrictos controles de precios internos de los alimentos producidos localmente junto con políticas de fomento para la agroexportación de monocultivos a gran escala, como la soya y otras oleaginosas. Son medidas desarticuladas y a veces contradictorias.

Para finalizar, es importante decir que la Constitución Política del Estado establece que el Estado, tiene entre otros, el objetivo de promover la soberanía alimentaria de la población (art. 309). Para ello, uno de los objetivos de las políticas públicas de desarrollo rural integral sustentable es precisamente “garantizar la soberanía y seguridad alimentaria, priorizando la producción y el consumo de alimentos de origen agropecuario producidos en el territorio boliviano” (arts. 405 y 407). Bajo esta línea, existen algunas iniciativas gubernamentales como el Programa de Apoyo a la Seguridad Alimentaria (PASA); el programa de Iniciativas Alimentarias Rurales (CRIAR) y algunos proyectos relacionados con quinua y camélidos, además de unos cuantos proyectos pequeños en comunidades campesinas. Es un avance, pero es evidente también que el reto todavía sigue siendo grande y que queda bastante por hacer en los distintos niveles gubernamentales y no sólo desde la perspectiva productiva, sino también en cuanto a lucha contra la pobreza, que es vital para permitir condiciones interesantes para el acceso y uso adecuado de los alimentos en las familias rurales del país.

*     Investigador Fundación TIERRA

1     World Food Summit de 1996: http://www.idrc.ca/en/ev-148255-201-1-DO_TOPIC.html

2     “Desarrollo agrícola, desarrollo territorial y seguridad alimentaria” ponencia de Alain De Janvry. Encuentro Anual 2010 RIMISP, Bogotá Colombia.

3     Íbid.

4     “Seguridad alimentaria y desarrollo territorial” ponencia de Alexander Schejtman. Encuentro Anual 2010 RIMISP, Bogotá Colombia.

Be the first to comment

Deja un comentario