octubre 20, 2020

Crisis de hegemonía en Santa Cruz

por: Remigio Carlos *

Después de la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado en el referéndum deEnero de 2009, comienza a construirse en el país, una nueva “hegemonía”un nuevo “bloque histórico” que determinará los posteriores acontecimientos en el país y las regiones, este es el caso del Oriente boliviano particularmente el Departamento de Santa Cruz.

A cuatrocientos cincuenta años de fundación de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra es necesario, también, reflexionar sobre el aspecto político actual y sus implicaciones futuras de la región y en particular de Santa Cruz bajo la lupa de viejos conceptos (herramientas) teóricos como “hegemonía” y “bloque histórico” explicados mejor por un eximio pensador italiano Antonio Gramsci.

Siguiendo a Luciano Gruppi, explicando, el término hegemonía deriva del griego eghesthai, que significa “conducir”, “ser guía”, “ser jefe”; o tal vez del verbo eghemoneno, que significa “guiar”, “preceder”, “conducir”, y del cual deriva “estar al frente”, “comandar”, “gobernar”. Por eghemonia el antiguo griego entendía la dirección suprema del ejército. Se trata pues de un concepto que alude a un conductor, un guía que en un principio como un término militar, que por lo tanto es también entendido como comandante.

El desarrollo de este concepto en el pensamiento marxista particularmente de Gramsci establece que la hegemonía es la capacidad que tiene una clase social de unificar a través de la ideología y de mantener unido en un bloque social a un conjunto de grupos sociales no homogéneo sino marcado por profundas contradicciones de clase y dirigirlo, guiarlo. Es decir una clase es hegemónica, dirigente y dominante, mientras con su acción política, ideológica, cultural, logra mantener junto a sí un grupo de fuerzas heterogéneas e impide que la contradicción existente entre estas fuerzas estalle, produciendo una crisis en la ideología dominante y conduciendo a su rechazo, el que coincide con la crisis política de la fuerza que está en el poder. Es importante puntualizar que para Gramsci, a diferencia del marxismo clásico,la lucha por la hegemonía de una u otra clase involucra todos los niveles de la sociedad: la base económica, la superestructura política y la superestructura espiritual.

También, es necesario entender que la hegemonía tiende a construir un bloque histórico, o sea, a realizar una unidad de fuerzas sociales y políticas diferentes y tiende a mantenerlo unido a través de la concepción del mundo que ella ha trazado y difundido.De acuerdo al mismo Gruppi “La estructura y las superestructuras forman un bloque histórico”.

A lo largo de toda la historia de Santa cruz, particularmente de los últimos 60 años se fue construyendo un bloque social, un bloque históricoalrededor de una clase social (grupos social). Este grupo social tiene su origen antes de 1952, en esos tiempos se podía identificar a una oligarquía local particularmente rural “que se había apropiado de la mayoría de las tierras productivas” en Santa Cruz. (Peña Claros & Jordán Bazán, 2006) Después de 1952 aparecen nuevos grupos dominantes unos relacionados con la actividad agropecuaria (la agroindustria) y otros con el comercio y las finanzas que junto con las luchas por el 11% se fueron aglutinando alrededor del Comité pro Santa Cruz. Este ha permanecido siempre dominado por estos grupos de poder que a través de formas distintas de representación han sabido capitalizar el apoyo de otros sectores. En términos de Gramsci es este grupo social el que se constituyó en el hegemónico durante todos estos años. Es decir impuso su pensamiento, ideología, valores, espiritualidad, modo de ser, a todo el conjunto de los otros grupos sociales llamados subalternos como los “colonos migrantes del interior”, “indígenas organizadas en las tierras bajas” y “grupos sin organización social formalizada”. (Peña Claros & Jordán Bazán, 2006), así como a sectores importantes de las clases medias.

La supremacía de este grupo social se ha manifiesta de dos modos, como dominación y como dirección intelectual, moral y cultural en general. Ha sido dominante con los grupos subalternos y clases medias y dirigente de los grupos afines y aliados. Esta hegemonía se ha ido construyendo, en el ámbito cultural en su sentido más amplio, que ha abarcado incluso el ámbito estrictamente simbólico como los colores de la bandera, la “cruz de Jerusalén” o “cruz de la Cruzadas” y todo el discurso regional que subsumía las diferenciaciones sociales.

Esta hegemonía se fue construyendo también de forma clandestina a través de la conformación de logias secretas o sociedades secretas llamadas también las “logias regionalistas” como las logias “Caballeros del oriente” y “Toborochi” que coparon las instituciones más importantes de Santa Cruz. Como dijera Reymi Ferreira “en septiembre del 1982 controlaban las tres Cooperativas de serviciospúblicos en la ciudad de Santa Cruz y tres colegios profesionales: el dearquitectos, el de ingenieros y el de los médicos.”

Según algunos intelectuales cruceños la emergencia de un discurso regionalista en este bloque hegemónico responde al asilamiento de Santa cruz de casi cuatro siglos que habría marcadoprofundamente la psicología social de los cruceños y su concepciónnacional. Lo que fuere, pienso que este grupo social hegemónico ha intentado constituirse en grupo hegemónico de sus aliados en el occidente pero por este carácter marcadamente regional no pudo lograrlo y quizás eso explica la aventura posterior de algunos por constituir algo distinto y al margen del occidente boliviano.

Durante mucho tiempo este grupo social ha liderado, guiado, conducido un proceso de descentralización, cada vez más profundo y ha generado un optimismo extremo en la sociedad regional que la gente creía que todo era posible. A estas alturas de los acontecimientos algunos sectores sociales hablan de traición, expresan cuanto menos un sentimiento de frustración hasta incluso fracaso porque nada distinto ha sucedido que no sea solo elegir al gobernador. Se suman a estos hechos la elección de la directiva del Comité Pro Santa Cruz que recae por primera vez en candidatos que no son de estos grupos hegemónicos y las peleas en la brigada parlamentaria del departamento por copar la directiva, así como las peleas por curules en la Asamblea Departamental que pueden hacer desequilibrar la frágil mayoría del oficialismo en la gobernación.

Aunque no nos guste aceptarlo, así como algunos grupos oligárquicos han constituido un bloque social hegemónico en beneficio de sus intereses otros grupos subalternos están construyendo otro bloque contra hegemónico que actualmente están circunstancialmente articulados al partido de gobierno nacional pero que más adelante pueden estar aglutinados en otro instrumento político.

Estamos, entonces, frente al inicio de una crisis de supremacía del grupo hegemónico en Santa Cruz, que mantiene el dominio de clase, pero ha disminuido la capacidad dirigente. Podríamos señalar junto a Gruppi que cuando la grupo social que detenta el poder político no sabe ya dirigir, resolver los problemas de la colectividad, cuando la concepción del mundo que ella logró afirmar, es ahora rechazada estamos ingresando en una crisis hegemónica. Esta crisis puede derivar en la consolidación de un nuevo bloque social hegemonizada por las clases hasta ayer subordinadaso en la reestructuración de bloque social existente desplazando a los grupos hasta ahora hegemónicos y encaramando a otros.

 

*     Sociólogo cruceño.

Be the first to comment

Deja un comentario