octubre 26, 2020

Crisis y retos del liderazgo cruceño

por: Gustavo Pedraza

El liderazgo cruceño tuvo su auge en los años 90. En esa época Santa Cruz tuvo un protagonismo político innegable que fue visible a través de la participación de sus representantes en cada uno de los gobiernos nacionales. Entre los años 1985 y 2002 no hubo gobierno que no tenga por lo menos cinco ministros cruceños en su gabinete. En La soya y el complejo oleaginoso en su conjunto es el que irrumpe con vigor y catapulta al aparato productivo cruceño.

Esta nueva centralidad económica agroindustrial tiene como correlato al liderazgo político cruceño que se constituye en la representación orgánica de los actores economicos cruceños. Esto se refleja de manera concreta en el hecho de que la política económica en materia agropecuaria estuvo manejada por Ministros cruceños. Sin embargo, a partir del año 2003, este auge cae progresivamente hasta desvanecersecompletamente en el 2006.

A partir del 2003 este liderazgo cruceño se repliega al nivel departamental; deja de participar en el escenario nacional. Esto se da no pordeterminación propia, sino porque no participa en la composición de los gobiernos de transición hasta finales del 2005. Este repliegue del liderazgo cruceño al nivel territorial, y la toma del eje discursivo autonómico, se da hastamediados de 2008.

El cabildo del millón, en diciembre de 2006,marca el mayor pico en la capacidad de movilización y de convocatoria del eje discursivo autonómico. Sin embargo, este hecho, esa notable articulación social en torno al objetivo autonómico, no se ha traducido en un producto que satisfaga la expectativa ciudadana. A partir de diciembre de 2008ese liderazgo tiende a desgastarse yencuentra su punto de inflexión con la toma de instituciones públicas y otras acciones volentas en agosto y septiembre de 2008.

Saliendo de los paradigmas neoliberales.

Una de las limitaciones del liderazgo cruceño fue no poder salir de los paradigmas discursivos del modelo neoliberal. El capitalismo más desarrollado de Bolivia está en Santa Cruz y se lo consolidó en los 80 y 90. La limitación que ha tenido de liderazgo fue no poder interpretar correctamente la necesidad de un cambio a nivel político y económico. Se quedó anclado en una visión estrictamente neoliberal sin haber hecho el intento de flexibilizar el modelo productivo económico. No le alcanzó la capacidad para poder construir una propuesta alternativa desde Santa Cruz.

La propuesta cruceña se legitimó en el ámbito estrictamente autonómico, como forma de organización estatal, pero no se legitimó en el ámbito económico porque no eligió una nueva distinta a la que ya tenía. El liderazgo cruceño se limitó a defender la validez de un modelo económico-político y no aceptó la necesidad de cambiarlo y ahí radicó,entre otras cosas, la sola oposición de bloqueo y confrontación dura con el gobierno nacional.

Santa Cruz y su lugar en el proceso de cambio

Santa Cruz se constituye, por sus características productivas,el espacio territorial más cómodo para el crecimiento y desarrollo de un liberalismo tanto político como económico. En estos últimos cinco años esto no ha variado notablemente.

Por ello, el actual bloque en el poder central, identifica a Santa Cruz como el epicentro del proceso de cambio. Identifica a los actores políticos cruceños o al liderazgo cruceño opositor como el principal adversario.

Los cambios en la estructura de poder cruceño

El acierto del MAS fue interpretar las aspiraciones de la mayoría indígena y mestiza. Santa Cruz y su liderazgo, si bien se expresaron a través de su dinámica y emprendimiento económico, no tuvieron un igual desempeño político en la distribución del poder y de los excedentes económicos. En Santa Cruz el liderazgo tradicional concentró mucho poder en pocas manos. Lo que hizo el MAS fue cuestionar esa concentración de poder en los grupos económicos más poderosos y logró fracturar su compacta estructura de poder.

Lo que el MAS representa como opción de poder político, es justamente la incorporación de los que nunca tuvieron poder. Esa es la razón del éxito electoral del MAS. La mayoría de este país, los indígenas y los mestizos pobres, estuvieron al margen del poder,excluidos de la política y de la economía centenariamente.

Más allá de que la vida haya cambiado o no en la gran mayoría de los bolivianos, la realidad incuestionables es que hoy los indígenas tienen poder que nunca antes lo tuvieron. Eso ha hecho muy poderoso al liderazgo del MAS y ha debilitado a las elites cruceñas; a un liderazgo cruceño que no ha superado aún visiones y prácticas excluyentes.

El poder cruceño y las características de su manejo

El liderazgo cruceño tiene un rasgo que lo distingue de los otros liderazgos regionales:Tiene una debilidad estructural pues es logrado a través de la prebendalizacion del voto, especialmente en el Comité Civico y otras instituciones representativas donde ejercen su poder las denominadas Logias Caballeros del Oriente y Toborochi.

En la lógica de estos grupos de poder no es líder el genuino, el que emerge de abajo, es líder aquel al que se lo designa como tal desde arriba;el que sea parte de la “hermandad”. Como efecto de esta “metodología” la democracia es atrapada y los los liderazgos populares son practicamente “castrados” para su manipulación.

Esto hace que en Santa Cruz no emerjan nuevos liderazgos genuinos, aunque exepcionalmentealgunos liderazgos hayan sido electos mediante voto popular. Entre esos están alcaldes, concejales y asambleístas que salen de la hegemonía de los grupos de poder. El voto universal fortalece la democracia y es el único donde se ejerce libremente el derecho a votar por un líder, pero no sucede lo mismo al interior de los grupos de poder y sus prácticas ancladas en el pasado.

Construir un nuevo eje discursivo

El reto del liderazgo cruceño está en su capacidad de poder construir un nuevo eje discursivo. Del 2003 al 2008 el discurso tradicional fue derrotado y se agoto estrepitosamente. La derrota en el escenario político ha sido recurrente. No hay ahora iniciativa política ni emergencia de nuevos liderazgos porque no se ha renovado el enfoque estratégico; no hay un norte definido. Aunque debemos admitir que la reciente eleccion del presidente del Comité Civico trae algun grado de esperanza.

Es necesarioajustar nuestra visión de desarrollo para el siglo XXI. Debemosrenovar nuestra fuerza productiva, hacerla más eficiente y cohesionar mejor a nuestra sociedad. El discurso ideológico tradicional del cruceñismo como centro de la propuesta se ha agotado. Es tiempo de una propuesta mucho más modernizante para colocar a Santa Cruz en el periodo histórico en el que nos encontramos. El reto para el poder cruceño es que tiene que distribuirse, se tiene que ceder poder a quienes lo reclaman con marcada legitimidad. Los nuevos cruceños, no necesariamente nacidos en Santa Cruz, son ciudadanos con todos los derechos a quienes hay que incentivarlos para que seanparte de la gestión del poder político y de la construcción de futuro de Santa Cruz.Santa Cruz debe ser conducida con liderazgos renovadosque conduzacan al departamento a conseguir mejores dias.

Be the first to comment

Deja un comentario