mayo 6, 2021

El ejercicio del periodismo y la exigencia de titulación

Debe exhibirse previamente un título de universitario de periodista para poder trabajar en un medio de comunicación en tareas periodísticas? Esta pregunta forma parte de un debate abierto hace mucho tiempo y que difícilmente va a llegar a una conclusión debido a que los argumentos de uno y otro lado son bastante consistentes.

Por un lado está la formalidad normativa que, como en el caso boliviano, respalda la exigencia de contar con un título; en tanto, por el otro se encuentran quienes desde la defensa del derecho a la libre expresión sostienen que no se requiere de un titulo para ejercer ese derecho. Esta segunda posición cuenta además a su favor con una sentencia del Tribunal Constitucional de Bolivia, la 011/2004 y, por si fuera poco, con un pronunciamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en el mismo sentido.

Dentro de las formalidades habrá que señalar que en Bolivia, con excepción de quienes obtuvieron la titulación por antigüedad o aquellos que se formaron en universidades del exterior del país, no existen periodistas profesionales, pues las universidades nacionales forman comunicadores y los títulos que estas extienden son de Licenciados en Comunicación y no de Licenciados en Periodismo.

Pero aquello quien sabe sea lo menos importante, pues la realidad nos muestra que ejercen actividades periodísticas empresarios, políticos, profesionales de otras áreas del conocimiento y, desde luego, comunicadores sociales.

No solo eso. La historia del periodismo nos enseña que quienes más destacaron en estas lides no fueron precisamente aquellos que transitaron por las aulas de la comunicación o el periodismo; tanto dentro cuanto fuera de nuestro país, las redacciones de los diarios y revistas, primero, y los micrófonos y cámaras de televisión, después, fueron escenario de la presencia masiva de periodistas sin título.

Un viejo colega, sin título, hace algún tiempo al referirse a este tema expresaba que si se quiere exigir un título a alguien para el ejercicio de su derecho a expresarse libremente se le está coartando ese derecho y preguntaba ya que en nuestro país existe libertad de empresa y libertad de participación política, acaso sería correcto pedirles a los empresarios títulos de tales o a los políticos formación académica a nivel licenciatura en política.

Hace algunos meses varias organizaciones de Cochabamba, entre ellas universidades y agremiaciones de comunicadores, reclamaron el cumplimiento de las normas vigentes para el ejercicio profesional e, incluso, este tema fue planteado por el Colegio de Comunicadores de ese departamento en la Cumbre Social Plurinacional realizada en los meses de diciembre y enero últimos.

La ley 494, sancionada y promulgada durante el gobierno de Lidia Gueiler, determinó la profesionalización de periodistas por dos vías, a través de la titulación universitaria, por una parte, y en mérito a la antigüedad en el ejercicio de la profesión por un periodo mayor a los diez años. De manera complementaria, el DS 20225 que aprueba el Estatuto Orgánico del Periodista, exige que los medios de comunicación, las empresas de publicidad y las entidades públicas y privadas en sus unidades de relaciones públicas, contraten únicamente periodistas titulados.

La norma ahí está y como reza el viejo dicho español, “se acata pero no se cumple”.

Esta situación se dice que ha sido aprovechada por muchos empresarios de medios que han optado por contratar a “periodistas sin título”, porque sus exigencias salariales y de condiciones laborales son mucho menores a la de los que vienen de las universidades, aunque esto también es bastante relativo, ya que con la enorme cantidad de titulados que año tras año producen las universidades públicas y privadas, las expectativas y exigencias de estos profesionales muchas veces puede estar al mismo nivel o incluso por debajo de los empíricos.

Como señalé de principio, se trata de un debate difícil de encontrar acuerdos y entendimientos. No es sólo en Bolivia, también en otros países el debate está en pie. Hace unos días en el Brasil el Senado de ese país repuso una norma que exige el título a quienes ejercen la profesión de periodista, en Chile y en España, aun cuando no hay normas similares existen exigencias de colectivos de profesionales de la comunicación para limitar el ejercicio del periodismo y algo parecido en otros países. El tema tiene muchas otras aristas y seguramente muchas otras visiones que, desde luego, forman parte del ejercicio de los derechos establecidos en nuestra Constitución (arts. 106 y 107) y de la necesidad o no de regular el trabajo de los medios de comunicación.

Es un tema abierto que seguramente demorará mucho en cerrarse.

Be the first to comment

Deja un comentario