noviembre 30, 2020

“Participación para la juventud, liderazgos al Estado”

por: Dante Luis Escobar Alconcé

Si anteriormente, todo iba tan bien con las juventudes, ¿Porque de la falta de liderazgos en el plano político juvenil? Si todo marchaba bien ¿Porque vemos una oposición con las mismas caras en candidaturas, repetitivas, disgregadoras, astutamente maquilladoras de tinte neoliberal y con sueños de efecto pigmaleon? Y si sumergidos en esta acomodación “aparentemente incuestionable o probablemente correcta” ¿Porque de la crisis en la ausencia de liderazgos juveniles, la apolitización y la escases del debate como respaldo para la disputa del poder político? Son cuestionantes que merecen un importante estudio.

Según IBASE Y PÓLIS [1], en una investigación de las juventudes sudamericanas y los principales discursos por país y por edad, en Bolivia La libertad y el Tiempo en jóvenes de 18 a 24 años de edad alcanza el 33.9 % frente a un 28.6 % de quienes optan por el discurso de Futuro y Cambio, 28.6 como Divino Tesoro y un 8.8 % de jóvenes quienes encuentran como primordial hablar sobre Juventud y Problemas. Habría que transformar este estado de acomodación impuesta por el Sistema Capitalista. ¿Qué solución nos plantemos como Juventud comprometida con el Proceso histórico de nuestro país?

Fueron estas cuestionantes que enfatizaron un debate a niveles hegemónicos de articulación plural, en espacios de articulación juvenil, ya que no son los grupos débiles los que hacen las revoluciones sino aquellos que cuentan con potenciamiento y capacidad para sobrellevar un Social Agreement, somos la emergente Generación Evo circunscrita en los principios democráticos de la alternancia y la renovación generacional del proceso histórico que lidera el Presidente Morales.

Hace como medio siglo que Gustavo Navarro, mejor conocido como Tristan Marof planteaba su célebre frase “Tierras para el Indio, Minas para el Estado” en una frase de beneficio mutuo tanto para el hermano Campesino Boliviano como para el Estado. Hoy se plantea “participación para la juventud, liderazgos para el Estado” es decir, desarrollar la esperanza democrática y fortalecerla con el criterio generacional que matice una visión homogénea de la cultura política en la juventud Boliviana.

Así de esta manera identificar como juventud los problemas más álgidos que sobrevivieron del antiguo sistema político neoliberal, borrar las secuelas de un sistema judicial corrupto,(entre una de las tareas de la nueva generación de abogados por ejemplo) o eliminar el manejo transnacional corporativo de nuestros recursos naturales a través de la intromisión imperialista, el plantear reformas a las políticas de los sectores estratégicos, minería, hidrocarburos, soberanía alimentaria, todo esto entre muchas otras es la responsabilidad histórica inmediata que debe saber sobrellevar la actual juventud.

Entender de forma cómoda este destino anhelado y ser partícipes de la administración de las políticas públicas para la juventud no es tarea sencilla, de hacerlo naturalmente estamos equivocados, a lo largo de los años han sido Jóvenes y Generaciones que organizaron revoluciones y reformas importantes en la historia de los procesos históricos latinoamericanos. Así por ejemplo, la Revolución del 9 de abril de 1952 contaba con una importante Generación que propugnaba el nacionalismo revolucionario, que entre las principales reformas decretó el voto universal, la reforma agraria, la nacionalización de las minas, la creación del ejército revolucionario y la reforma educacional.

Otro caso notable, en Cuba donde se organizaba en 1953 un grupo Generacional de Jóvenes que huyeron a México de la dictadura, potencial humano que gestó una de las Revoluciones más importantes, entre ellos los sobrevivientes Ernesto Ché Guevara y Fidel Castro. Sencillamente estos ejemplos responden a una construcción desde la propia base intelectual y moral joven de Estados que exigen liderazgos. Hoy existen las condiciones, existe el potencial y la capacidad para formar la futura clase dirigente del país.

Precisando a las organizaciones y agrupaciones juveniles, actualmente contamos con un marco normativo robusto que entre lo principal destaca a la ley 342 “ley de la juventud” de 5 de febrero de 2013 y el Decreto Supremo 2114 de 17 de septiembre de 2014, decreto que establece los mecanismos de coordinación, articulación y funcionamiento del Sistema Plurinacional de la Juventud integrado por la dirección Plurinacional de la Juventud, el Consejo plurinacional de la Juventud y el Comité de Políticas Públicas para la juventud, agua de rió exquisita para poder avanzar en la promoción y activa participación de la juventud.

Finalmente, EL Presidente Morales, electo para la gestión 2015 – 2020 con mucha alegría tras conocer los resultados mencionaba en el balcón de Palacio de Gobierno a la Generación Evo y las juventudes, como sujetos protagónicos. De esta forma hay una realidad en la que las y los jóvenes somos en carne y hueso, en ideas y en espíritu los que responderemos por el proceso histórico y latinoamericano que emerge en Bolivia. En el día que el cántico de la Generación Evo Gritaba: “Mi Bolivia es más grande cada vez”.


* Abogado, trabajó en la elaboración de la Ley de la Juventud, Joven y militante de la #GeneraciónEvo / Fotografía: facebook.com/pages/Generación-Evo

1 Son organizaciones que trabajan en mediciones sociales de la juventud; Fuente: “Estudio juventudes sudamericanas”

Be the first to comment

Deja un comentario