noviembre 28, 2020

El nuevo hombre zombie no te mira sólo teclea

El filósofo coreano Byung-Chul Han, en su reciente libro titulado “En el enjambre” ha llamado la atención acerca de la falta de congregación de los habitantes de entornos digitales. “La comunicación digital es pobre en mirada” dice Han. Efectivamente quienes se comunican por Skype saben que no es posible un contacto visual con los ojos del otro, pues los interlocutores miran siempre abajo (a la pantalla) cuando la cámara está un poco más arriba. No hay mirada en los ojos del ciber amigo o del ciber novio (o ciber novia). La mirada está ausente. Esto no es culpa de Skype o de Facetime, sino es la condición misma de tabletas y de smartphones que nos recuerdan que estamos distantes.

Asimismo, Byung-Chul Han enfatiza que el nuevo hombre del ciber espacio sólo teclea en lugar de actuar. Su condición de estar frente a la pantalla le ha convencido que su arma es un conjunto de teclas, que qwerty es el nuevo fierro que hay que levantar, y que su lucha descarnada está en el ciber espacio. Golpeará al capitalismo, al gobierno, a los Estados abusivos certeramente en facebook, en el blog, o en el chat. Ha reemplazado la acción por estados de ánimo, es un mago en el uso de caritas: 🙂 :(. Byung-Chul Han cree que en el futuro las manos se deformarán por que el tecleo hace preciso un ser humano sin manos para la acción.

Sentado frente a su campo de batalla, el nuevo ciber intelectual es con todas las letras un zombi. Uno de que no tiene mirada, teclea, postea y se siente feliz o triste, le gusta algo (like) o ya no le gusta. Completamente registrado por el Big Data (el nuevo Big brother del ciberespacio) recibirá mails de espacios amigos y se sentirá muy feliz creyendo que descubre páginas y libros en pdf acordes con lo que piensa, es más se sentirá tan bien reenviando portales, pdf’s de libros, caritas de estados de ánimo, porque encontrar esto en internet es una joya. Cansado de su jornada político-intelectual-zombi se encontrará al fin pre-reflexivo.

Be the first to comment

Deja un comentario