diciembre 2, 2020

La Composición de La Corte

Hace ya un mes Bolivia protagonizó una histórica audiencia ante la Corte Internacional de Justicia. Conozcamos un poco más acerca de este tribunal y su composición.

Precedida por la Corte Permanente de Justicia, creada en 1921, que es el órgano judicial principal de las Naciones Unidas, la Corte Internacional de Justicia, cuya sede se encuentra en el Palacio de la Paz en La Haya, Holanda, resuelve dos tipos de cuestiones: contenciosas, es decir, litigios entre Estados; y cuestiones consultivas, opiniones solicitadas por la Asamblea General y los organismos de Naciones Unidas. Las sentencias de la Corte son vinculantes, finales y sin posibilidad de apelación.

El Tribunal se encuentra constituido por 15 jueces elegidos por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de la ONU con un mandato de nueve años, una buena fórmula de tiempos para pensar en un modelo de justicia para los Estados. La forma de elegir a estos jueces es muy interesante ya que cada tres años se renuevan cinco magistrados. Por ejemplo, este año se renovaron cinco nuevos magistrados y en 2018 se renovarán otros cinco. De esta manera, la composición de la Corte se renueva frecuentemente y no se afecta la continuidad de la institución.

Conforme al Artículo 9 del estatuto de la Corte, los quince jueces que la integran deberían representar a las grandes civilizaciones y los principales sistemas jurídicos del mundo, aunque es ampliamente conocido que prevalecen los abogados que provienen del Common Law o también llamado Derecho Anglosajón. Por ejemplo, cabe hacer notar que actualmente ninguno de los jueces elegidos tiene como lengua materna el castellano. A esto habría que añadir que la formación jurídica en Bolivia obedece al sistema Romanista, o sea que difiere en sus condiciones no sólo metodológicas sino de contenido del Derecho Anglosajón, lo cual si bien no es una barrera para la formación en Derecho Internacional para nuestros abogados sí exige un mayor esfuerzo, además de ser una disciplina que tiene dos idiomas oficiales: el francés y el inglés, ambos determinados por la normativa de la misma Corte.

Además de los 15 jueces que conforman la magistratura de la Corte, en la mayoría de los casos contenciosos concurren dos jueces ad-hoc, nombrados por las partes. Esto sucede cuando los países que se encuentran litigando no poseen un juez de su nacionalidad.

Entonces, la CIJ se conforma generalmente por 17 jueces, con la excepción de que alguno de ellos se excuse de conocer la causa. Si bien no existe un procedimiento explícito para recusar a un juez (pues la Corte Internacional de Justicia no reconoce un superior jerárquico a quien hacer valer la recusa), cada uno de los magistrados en su primera audiencia pública en funciones debe hacer la siguiente declaración: “Declaro solemnemente que cumpliré mis deberes y ejerceré mis atribuciones de juez, honrada y fielmente, con absoluta imparcialidad y con toda conciencia” (artículo 4 del Reglamento de la Corte). Así, cada magistrado participa o se excusa del conocimiento de una causa por voluntad propia, siendo ésta una prerrogativa de cada juez en particular.

El motivo de excusa general de los jueces es el que se encuentra en el Artículo 17 párrafo 2 del Estatuto de la Corte, que determina que no podrán participar en la decisión de ningún asunto jueces que hayan intervenido anteriormente como agentes, consejeros o abogados de cualquiera de las partes, o como miembros de un tribunal nacional o internacional o de una comisión investigadora, o en cualquier otra calidad.

Sucede lo mismo con la postulación de un juez ad-hoc, éste no debe haber sido agente, asesor o abogado en un caso anterior que hubiera sido de conocimiento de la Corte.

Esta prerrogativa de excusa se la puede observar en el caso Perú-Chile, en la que uno de los jueces se excusó de participar en el conocimiento de ésta causa, sin embargo la excusa no operó a petición de una de las partes porque, como se señaló, no existe un procedimiento, sino por la prerrogativa del mismo juez que se excusó. Podríamos decir que la excusa opera después de una autoevaluación moral de cada juez.

La composición de la Corte, en consecuencia, es distinta para cada caso. Sin embargo no debe olvidarse que los magistrados administran colegiadamente justicia, en otras palabras, deliberan y buscan ponerse de acuerdo para lograr un consenso, aunque son posibles los votos disidentes. Al señalar que la Corte es un ente colegiado estamos diciendo que adoptan decisiones de grupo, decisiones de consenso.

Es muy ilustrativo el portal de la Corte www.icj-cij.org, el cual tiene la posibilidad de ingreso en castellano. Aunque el portal en inglés y en francés cuenta con información más completa sobre la Corte, su Estatuto, su reglamento, sus directivas prácticas e incluso pequeños dossier sobre su jurisprudencia y estados de los procesos. En este portal de acceso público usted podrá estar al tanto de las noticias de la Corte y el estado de sus causas, entre ellas la que más nos importa como bolivianos, el reclamo soberano a las costas del Pacífico, en la cual, como ha quedado muy claro en las audiencias, vamos muy bien.

Be the first to comment

Deja un comentario