noviembre 29, 2020

Atenas nos legó democracia, Grecia nos deja dignidad

por: Rudy López 

El hecho de que hoy el pequeño país helénico se levante, es una inspiración para todos los países periféricos de Europa.

Pericles, antes de comenzar la Guerra del Peloponeso, dijo que Atenas tenía un modelo de gobierno que no era imitación, sino que ejemplo para todos: la democracia. Para nadie es ajeno que el sistema político mayoritario hoy en día surge en la antigua Grecia. Y es precisamente ese país quien rindió honor a su pasado y en un referéndum dijo “No” a la injusticia y a los abusos.

Para entrar en contexto, es necesario saber que Grecia vive una crisis económica desde el 2010 a raíz de la denominada “Crisis de los Estados Unidos de 2007” que trajo como consecuencia el aumento del costo de financiamiento de la deuda. Es en este marco que el gobierno heleno solicitó un paquete de ayuda al FMI con el fin de evitar la suspensión de los pagos que debía. Tiempo después, la Comisión Europea acusó al ejecutivo griego de mentir sobre el verdadero déficit presupuestario. Quien fuera Primer Ministro en ese entonces, Yorgos Papandréu, del centrista partido PASOK, admitió que durante los gobiernos del conservador Nueva Democracia, se llevó a cabo una falsificación (sobre el déficit presupuestario) con la ayuda del banco Goldman Sachs.

El gobierno decidió aplicar un paquete de austeridad con importantes recortes al presupuesto de las políticas sociales. Esto debido a las condiciones impuestas por el FMI, además de la presión que ejerció el Banco Central Europeo y la Comisión Europea para que Grecia cumpliera con el Pacto de Estabilidad [1]. El recorte presupuestario generó descontento en la población griega que respondió con manifestaciones y huelgas generales. Atenas volvió a pedir un rescate económico en el verano de 2011 provocando tensiones con la Unión Europea y el FMI, que se plantearon la posibilidad de dar la espalda al gobierno heleno y que este declarara la quiebra.

El descontento pasó a ser visible durante la crisis política del 2012, sobre todo durante las elecciones generales de mayo, donde ningún partido logró obtener los escaños necesarios para poder gobernar, además de la imposibilidad de generar pactos entre partidos. Es necesario aclarar que estas fueron elecciones adelantadas debido a la presión social existente y la crisis política en que estaba sumido el país.

Es precisamente en esas elecciones en que Syriza logra protagonismo político al aumentar de 13 a 52 escaños en la cámara, un incremento del 300% en representación y del 237% en votos. Mientras que Nueva Democracia (ND) crece de 91 a 108 puestos, pero baja en un 48% sus votos.

Luego de una serie de elecciones legislativas en las que no se logró formar gobierno (3 elecciones en el 2012) porque ningún partido alcanzaba mayoría (crisis de representatividad) y existía una situación polarizada donde las organizaciones no llegaban a común acuerdo para formar alianzas, en junio de 2012, Samarás (ND) asume como Primer Ministro bajo un clima de inestabilidad social y una creciente crisis institucional.

El 9 de diciembre de 2014 se anuncia que se adelantarán las elecciones presidenciales para el día 17 del mismo mes. La decisión se debió a que el Eurogrupo había decidido extender por dos meses el rescate, por lo que si en ese mes era elegido un Presidente de la República, no habría necesidad de llamar a elecciones legislativas anticipadas, generando un clima de mayor estabilidad y con este, mayor confianza a la Troika y a los mercados internacionales. El problema radicaba en que el pacto PASOK–ND no contaba con mayoría absoluta y era necesaria la alianza con un tercer partido, de los contrario se llamarían a elecciones legislativas nuevamente. Syriza se negó a sumarse al pacto y la elección no logró el quórum necesario, por lo cual se llamó a elecciones adelantadas para el 25 de enero de 2015, en las cuales el partido liderado por Tsipras se hizo con 149 escaños y entró en alianza con ANEL, logrando la mayoría absoluta.

En los primeros meses del gobierno de Syriza se han presentado una serie de problemas con la Troika. El gobierno de Tsipras nunca se negó a pagar la deuda que Grecia tenía, pero sí buscó que fuera en condiciones más accesibles para el país. El problema es que la Troika y la comunidad europea, encabezada por Alemania, no dan su brazo a torcer y exigen el pago de la deuda de aproximadamente 320.000 millones de euros (unos US$358.000 millones), monto que Grecia no está en condiciones de pagar.

¿Qué negocian Grecia y Europa?

Cinco son los puntos de la negociación: austeridad, pensiones, impuestos, situación de los bancos griegos y finalmente el pago de la deuda. En esta negociación fue clave la actuación del ex ministro de finanzas Yanis Varufakis, quien dejó en claro la firme postura griega de pagar la deuda pero sin tocar los intereses de la ciudadanía, permitiendo que se aplique el programa de gobierno de Syriza para mejorar la actual calidad de vida.

Ante la negativa de la UE de aceptar las condiciones de Grecia y la situación de este país en caso de declararse la quiebra es que comenzó a circular la especulación del Grexit (“Greece exit” o “salida griega”). Una retirada de Grecia de la Eurozona se presenta como un tema sin precedentes para la comunidad monetaria más grande del mundo, decisión que quebrantaría la confianza de inversionistas, afectando la banca de los países periféricos y haría disparar los costes de financiación de los países miembros más endeudados. Pero, además se presenta como un golpe bajo para una comunidad que hacía gala de su sólida unión.

El 30 de junio se cumplía la fecha límite del rescate, a la vez que Varufakis anunciaba que Grecia no pagaría su deuda pendiente con el FMI, cuota que asciende a 600 millones de euros. Grecia se convirtió así en el primer país desarrollado en no pagar una deuda al FMI. También vencía el último programa de salvataje, el cual fue rechazado por Atenas debido a las condiciones humillantes propuestas por la Troika. Jean-Claude Juncker, presidente de la comunidad europea, envió una nueva oferta con el fin de abordar las negociaciones con los prestamistas sobre un nuevo “rescate”. Ante esto, el gobierno de Tsipras insistió en que una consulta a la ciudadanía se hacía necesaria para poder tomar una decisión con respecto al tema.

Y Grecia dijo No

Ante la pregunta de si debía ser aceptado el acuerdo propuesto por la Troika en el Eurogrupo del 25 de junio, los griego debían decidir entre dos opciones, “Si” o “No”. La respuesta fue clara y con más del 60% ganó el “No”, con lo cual un pequeño país que solo aporta un 2% a la zona euro se levantó contra los gigantes del mundo.

A pesar de la contundente victoria, los escenarios que se avecinan son todos complejos. Por un lado tenemos la posibilidad de que Grecia se retire de la zona euro, siendo esta un opción más palpable a pesar de que Tsipras afirmó que el resultado no tiene que ver con una voluntad de secesión. Otro posible escenario es el colapso de los bancos griegos ya que existe un “corralito” bancario desde el 29 de junio, donde los bancos se mantienen cerrados debido a que el Banco Central griego les congeló las líneas de crédito. Finalmente, está la posibilidad de que Europa y Grecia logren un común acuerdo, algo que no se ve tan improbable ya que en las últimas reuniones se ha visto un acercamiento de propuestas entre ambas partes, a pesar de que ahora Grecia exige una reducción de un 30% en su deuda.

El futuro de Grecia es incierto, pero el hecho de que hoy el pequeño país helénico se levante, es una inspiración para todos los países periféricos de Europa. La polis griega nos enseñó la democracia y hoy nos enseñó de dignidad.


* Analista internacional chileno-venezolano.

1 El Pacto de la estabilidad y de crecimiento es un acuerdo de los Estados miembro de la Unión Europea en relación con su política fiscal, su objetivo básico es facilitar y mantener la Unión económica y monetaria de la Unión europea.

Be the first to comment

Deja un comentario