noviembre 27, 2020

Vecinos, enemigos y rivales

Al medio día del pasado viernes el Secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, dio apertura a la Embajada de su país en La Habana. Cantó “Guantamera”, se cautivó con los autos Chevrolet estacionados en las afueras de la legación y pronunció un contundente discurso cuyas palabras finales encabezaron titulares del mundo entero: “Ni enemigos, ni rivales; vecinos”.

Horas después del histórico acto frente al Malecón, y luego de pasear por La Habana Vieja -guiado por el historiador Eusebio Leal-, ofreció una cena a lo más rancio de la contrarrevolución isleña. Una fotografía difundida por medios miamenses muestra un sonriente Kerry junto a la bloguera Yoani Sánchez y su esposo, el periodista Reinaldo Escobar.

Pero, al tiempo que el Secretario de Estado reclamaba por una “democracia genuina” para Cuba, en la otra orilla, Florida, el precandidato a la presidencia por el Partido Republicano, Jeb Bush, iba más allá, declarando que “la visita del secretario de Estado John Kerry a La Habana es un regalo de cumpleaños para Fidel Castro. Un símbolo de la aquiescencia del Gobierno de Obama a su legado despiadado”.

Es altamente improbable que EE.UU. desista en sus intentos por destruir la Revolución Cubana. La furiosa ofensiva desatada contra la Revolución Ciudadana en Ecuador, planificada, organizada y monitoreada desde Washington, es el más claro ejemplo que aunque seamos vecinos siempre seremos enemigos y rivales.

Be the first to comment

Deja un comentario