julio 6, 2022

CREEMOS y su programa electoral de empleo

Por Alvar Arandia-.


La propuesta de empleo en el Plan de Gobierno de la agrupación ciudadana CREEMOS, tiene una visión netamente empresarial y esencialmente neoliberal. Dicho de otro modo, es radicalmente empresarial, un programa de la oligarquía empresarial.

No toma al Estado Plurinacional de Bolivia como ente fundamental de la generación de empleo, por el contrario, busca crear beneficios directos para el sector empresarial oligárquico. Tienen una visión de hegemonía de clase y postula políticas como la aprobación de la “Ley de Asociaciones Públicas Privadas, que establezca el funcionamiento de este mecanismo en los diferentes niveles de la administración y establezca una dependencia especializada en este trabajo en el Ministerio de Planificación del Desarrollo, con el objetivo de movilizar inversiones por 10.000 millones de dólares hasta el año 2025”.

Es decir, proponen que en los procesos de planificación y gestión gubernamental una entidad operativa se encargue de realizar las acciones necesarias y suficientes para lograr generar asociaciones comerciales entre el Estado (sobre la base del Estado y los recursos nacionales) y las empresas privadas de los grupos de poder. Claro que en esta propuesta –no lo dicen– sería el erario nacional, los recursos de la economía del país, los que estarían al servicio de los privados. No podrían decir de los porcentajes de ganancia que tendrán estas asociaciones, pero deducible por el modelo económico que pregonan. Esta derecha, que además es golpista, fiel a sus rasgos fascistas, no tiene rubor al declarar que buscan potenciarse con recursos de los bolivianos, como históricamente lo hicieron en los gobiernos neoliberales del pasado. Son el cinismo hecho partido y programa electoral.

Otra propuesta que plantean estos grupos de poder, y que juega con los intereses de la clase trabajadora, es que pretenden apropiarse del único sustento postlaboral y fruto de la fuerza de trabajo que a lo largo de los años tienen los trabajadores, sus aportes a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP). Sus prestaciones en el sistema de ahorro individual para la jubilación, que está regentado por las AFP, ha permitido acumular 19 mil millones de dólares y pretende ser aprovechados por la oligarquía mediante la creación del Fondo Bicentenario.

La finalidad de CREEMOS es capturar estos recursos y movilizar una parte, hasta el 10%, (mil 900 millones de dólares) acumulados por los trabajadores, para el financiamiento de las actividades empresariales, en condiciones extremadamente favorables para esta clase dominante y no garantizando la devolución de los mismos. En caso de quiebra empresarial, proponen liberar todas las exportaciones del país, que se realizarían sin necesidad de trámite previo alguno a un ministerio del Estado, y solo cumplir las obligaciones necesarias de la Aduana Nacional, dejando de lado el abastecimiento del mercado interno en razón de la obtención de la mayor ganancia posible por la venta de productos en el extranjero, a costa del padecimiento de la población boliviana.

En realidad, CREEMOS no tiene una propuesta concreta de empleo. Es más bien una lista de acciones direccionadas para captar recursos y generar oportunidades a los empresarios, utilizando al Estado como bolsón de dinero a disposición. No menciona en absoluto la generación de empleo en la economía informal, en la cual más del 60% de la población económicamente activa crea su sustento diario; tampoco se refieren en ningún momento la economía comunitaria, cooperativa, popular, que son las actividades que más empleo crean y concentran en Bolivia. En su visión, tienen unas lentejuelas donde solo miran empresa privada y ganancias a cualquier costa.

Más allá de la obsesión por hacerse de los recursos del pueblo boliviano, CREEMOS, en el ámbito del empleo, no cuenta con capacidad alguna de innovar y proponer políticas realmente impactantes para la población. La famosa iniciativa privada no funciona en el momento de tener iniciativa para fomentar empleo. Su imaginación solo llega hasta al viejo Estado cuando Banzer, Paz Zamora y Goni les llenaron de privilegios e impunidad. Por esa razón, al igual que Comunidad Ciudadana de Mesa, se dedican a copiar políticas y acciones exitosas del Movimiento Al Socialismo (MAS) que en estos 14 años de gobierno estaba ejecutando y fueron detenidas por el golpe de Estado. Entre las copias podemos citar estas ideas repetidas: la Asociación de Empresas Extranjeras y Empresas Nacionales, Sostenibilidad Fiscal y Eficiencia del Gasto Público, Incentivos a la Exploración Minera, Explotación del Litio, Explotación de Hierro del Mutún, Construcción de Puerto Busch, HUB de Viru Viru, Puerto Seco de Oruro, Mejoramiento de las Exportaciones, Modernización y potenciamiento de las Empresas Públicas Nacionales Estratégicas.

Entonces, más que un plan de generación de empleo para la población, es una magnífica oportunidad para el sector empresarial de seguir engordando sus cuentas bancarias a costa del Estado boliviano y del sacrificio de la clase trabajadora en desmedro de los más pobres y de las mayorías segregadas. Se trata de que la oligarquía cruceña, racista y discriminadora quiere tomar el poder para el beneficio de su clase, esta vez no lo oculta programáticamente.


* Miembro del Colectivo Empleo

Sea el primero en opinar

Deja un comentario