noviembre 23, 2020

Sobre la entrevista de Alejandro Almaraz en Página Siete

por: Adriana Salvatierra

La politóloga Helena Argirakis [1] da importantes luces sobre la conducta de “las oposiciones” a nivel nacional, sus ejes discursivos respecto al “peligro de la democracia” y algunos intereses en el marco de lo que ellas consideran una temporalidad y espacialidad fértil para la “reconducción del proceso de cambio”; y en otros casos, el retorno de la institucionalidad republicana.

Alejandro Almaraz devela en una extensa entrevista ciertos elementos para comprender la acción de los disidentes políticos.

Supuestos peligros de la democracia

“Este Gobierno no tiene los escrúpulos de orden ético ni el compromiso democrático que le impidan hacer un fraude electoral”, “regresión de la institucionalidad democrática”, “duda sobre elecciones seguras y libres”

Frases como estas abren pasadizos sin fronteras entre aquella derecha internacional (que desde EE.UU. digita el discurso de la derecha boliviana) y la “oposición de izquierda”, recurriendo a las mismas críticas asentadas en las sensaciones pequeñoburguesas en un panorama electoral. Mismo ejercicio discursivo utilizan sobre la supuesta destrucción de alternativas políticas al oficialismo y las fracturas de algunas organizaciones sociales, tratando de poner en duda la existencia de la libre asociación y autodeterminación de los Pueblos Indígenas.

Y si son los mismos argumentos, ¿cuál es la frontera ideológica que puede encontrarse entre la “oposición de izquierda” y la de derecha, que como discurso compartido afirma que en este gobierno se han hecho cosas que no se habían hecho en democracia, pero tampoco en dictadura?

Perspectivas Electorales

“Evo Morales difícilmente podrá eludir la segunda vuelta si se presenta una mínima unión de al menos dos fuerzas opositoras”, “en una segunda vuelta le va a ganar cualquiera, hasta el Chapulín Colorado”. Es un espejismo insano llevado al extremo del delirio lanzar afirmaciones que no guardan relación con la realidad del país, y subjetivamente retrotraer el curso de la historia a la era de las cavernas si es necesario, con tal que se haga lo que “yo” digo y que Evo no sea gobierno.

Revisemos algunos datos:

Según recientes encuestas, Evo Morales cuenta con un 59% de aprobación en su gestión gubernamental [2], que representa el respaldo de la mayoría absoluta del electorado.

Por contraste, las encuestas más bajas señalan que Evo cuenta con el 31% del electorado, Costas 13%, Doria Medina 9%, Juan Del Granado 6% [3]. Así las cosas, ni con el mejor espejismo unitario la oposición y la disidencia “izquierdista” lograría alcanzar la votación de Evo. (Costas-Doria Medina 22%, Costas-Juan Del Granado 19%). Los números hablan por sí solos. En este caso, el imaginario del Chapulín Colorado al que alude Almaraz, no logrará ayudar a la derecha y sus portavoces de la “izquierda disidente”.

El eje central de los “disidentes” es bloquear al MAS con el junte de la derecha en un bloque opositor encadenado a la “izquierda” disidente, y a su vez, buscar consolidarse como oposición de izquierda desde los sectores de clase media, y no de las organizaciones sociales. Electoralismo.

Perspectivas de la disidencia

El encuentro nacional de disidencias intentará articular candidaturas como las de Rebeca Delgado y Fernando Vargas. Éstas tendrían como objetivo “leer o interpretar los sentidos de las profundas movilizaciones sociales”, tarea intelectual que les queda por desarrollar ante la carencia de organizaciones sociales que sustenten su proyecto político reconductor.

Sin embargo, en caso de no articular una organización política para el 2014, aspiran a participar en las elecciones locales, escenario que se les dificulta aún más tomando en cuenta el tipo de perfiles políticos de la disidencia. Pese a esto, hoy de sobrada manera sabemos el nuevo rol de determinados medios de comunicación ante la impotencia de ciertos partidos que utilizan a las disidencias como referentes políticos portadores de culta objetividad.



*    Joven intelectual cruceña.
     as.arriaza1989@gmail.com

1    Argirakis H., “Ejes de la conspiración discursiva contra el Gobierno del MAS y del proceso de cambio”, Semanario La Época

2    http://www.fmbolivia.net/noticia62402-encuesta-ipsos-aprobacin-a-evo-sube-del-54-al-59-en-11-meses.html

3    http://www.paginasiete.bo/nacional/2013/11/17/sabe-quien-votar-elecciones-2014-6235.html

Be the first to comment

Deja un comentario