junio 18, 2021

Los 100 días de Biden y América Latina

Por Arantxa Tirado, Tamara Lajtman y Aníbal García Fernández -.


Joe Biden cumple 100 días de mandato en medio de grandes expectativas. Tras la Presidencia de Donald Trump, que finalizó con una simbólica toma del Capitolio que escenificó las costuras de la democracia estadounidense, el establishment ha apostado por volver a una normalidad que permita a Estados Unidos de América (EE. UU.) recuperar el liderazgo moral en un mundo post-pandemia. Esto pasa por ganar legitimidad ante socios como la Unión Europea o Japón, en una lógica de cooperación para la contención de los poderes emergentes de Rusia y China. Por el momento, las rupturas respecto a la administración Trump parecen ser menores a lo esperado, al menos en lo relativo a América Latina y el Caribe (ALC) o al gasto militar. Una combinación entre continuidad y ruptura que se caracteriza por la priorización de herramientas de soft power.

 Defensa de la democracia liberal

Migraciones y seguridad en Centroamérica. ¿Un déjà vu? 

  • Biden comenzó su presidencia con una serie de órdenes ejecutivas que prometían un cambio contundente en relación a las políticas migratorias línea dura de Trump. Pero frente a su primer desafío en la frontera sur, con la llegada de números récords de migrantes centroamericanos, queda clara la continuidad (no solo con Trump, pero también con Obama) de una política migratoria esencialmente punitiva.
  • Una de las polémicas más recientes se dio a inicios de abril cuando la Casa Blanca anunció que mantendría el límite de ingreso de 15.000 refugiados (3.000 provenientes de ALC) establecido por Trump en lugar de cumplir con el objetivo establecido en su campaña que permitiría el ingreso de 62.500 refugiados.
  • En lo que va de 2021, 803 migrantes fueron detenidos. En marzo llegaron 171.000 migrantes, de los cuales: 103.900, (60 %) fueron rápidamente deportados a sus países de origen; 18.800 son menores no acompañados (quedan bajo custodia de las autoridades estadounidenses). Esas deportaciones se realizan en el marco de una orden emitida por Trump para manejar la crisis de salud por la pandemia que ordena la expulsión adultos solteros y familias no autorizadas, pero se ha eximido a los niños no acompañados.
  • Se ha denunciado las condiciones de hacinamiento en la que se encontraban cerca de 4.000 personas recluidas en una instalación de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Donna (Texas), que tenía capacidad para albergar solo a 250.
  • La administración Biden pide a México que acepte más familias expulsadas y refuerce la aplicación de la ley para reducir el ritmo de los migrantes que llegan a la frontera con EE. UU. A mediados de marzo México cerró su frontera con Guatemala a viajes no esenciales e incrementó su presencia militar allí, manteniendo 10.000 soldados en su frontera sur. Según EE.UU., llegó a acuerdos para que Guatemala envíe a 1.500 policías y militares a su frontera sur con Honduras y acordó establecer 12 puestos de control a lo largo de la ruta migratoria. Honduras aumentó a 7.000 policías y militares para dispersar un gran contingente de migrantes. Ante este acuerdo, México declaró que no hay nada nuevo y mantiene el número de tropas de la Guardia Nacional que ya estaban. El gobierno de Guatemala afirma que no hay un acuerdo firmado y la Cancillería de Honduras asegura que no hay compromiso de militarizar sino de evitar la migración.
  • Biden nombró a la vicepresidenta Kamala Harris para liderar los esfuerzos para detener la migración a través de la frontera, y el 22 de marzo envió a la coordinadora fronteriza Roberta Jacobson y a otros funcionarios a México y Guatemala para acordar cooperación.

Pandemia y recuperación económica 

  • Desde diversos sectores del gobierno y think tanks se percibe una creciente presión para que Biden fortalezca la “diplomacia de las vacunas” en ALC, y se consolide como principal socio de la región en la recuperación económica postpandemia. Según AS/COA, “sin vacunar a las Américas, Washington cederá su pretensión de ser el socio regional preferido” mientras que China viene ocupando un rol protagónico en la asistencia contra el COVID y la distribución de vacunas. Para el Atlantic Council, EE. UU. debe recuperar el tiempo perdido en 2020 y estar a la vanguardia de la asociación con la región y abordar la creciente carga de la deuda.
  • En relación a la nueva crisis de la deuda en ALC, el rol del BID es fundamental. El 5 de marzo un grupo de senadores presentó el proyecto de ley para aumentar el capital del BID elevando sus préstamos anuales a 20 mil millones de dólares para que pueda “liderar una recuperación económica sostenible e inclusiva en las Américas”.
  • El 18 de marzo, EE. UU. anunció la donación de 2.5 millones de dosis de AstraZeneca-Oxford a México. México empezó vacunando con Pfizer-BioNTech, pero los retrasos en el suministro han llevado a compensar la reducción con otras, como Sputnik V, CanSinoBIO y AstraZeneca. El 1 de marzo Colombia se convirtió en el primer país de las Américas en recibir vacunas a través de la iniciativa COVAX al recibir un envío de 117.000 vacunas de Pfizer-BioNTech.
  • Desde el inicio de la pandemia el gobierno estadounidense (principalmente a través del Departamento de Estado y la USAID) ha destinado alrededor de 112 millones de dólares para combatir la pandemia en el hemisferio. Más de 22 millones fueron para El Salvador, Guatemala, Honduras y México. Por su parte, el Comando Sur tiene 370 proyectos en 28 países de ALC y ha destinado 220 millones de dólares para suministros de emergencia. Los últimos compromisos se establecieron a inicios de abril durante la visita del comandante del Comando Sur a Uruguay y Argentina.

Cambio climático 

  • A diferencia de la Administración Trump, Biden otorga un rol clave al cambio climático. Una de sus primeras medidas fue cancelar el oleoducto Keystone.
  • En política exterior, vuelve al Acuerdo de París y hace un llamado a 40 líderes del mundo para la Cumbre de Líderes. La casa Blanca informó que entre los invitados están Xi Jinping y Vladimir Putin.
  • Para América Latina, la estrategia para combatir el cambio climático implica a su vez, la lucha contra la corrupción y la violencia. En la visita reciente de Juan González a Colombia, remarcó que se trata de un “aliado estratégico” para promover la agenda climática en la región.

China

  • En lo que va de de la Administración Biden, se han publicado la Guía Interina de Seguridad y un Informe al Congreso por parte del Comando Sur. Se llevo a cabo una conferencia de prensa conjunta entre el Comando Sur y el Comando Norte y una conferencia de Craig Faller ante la Cámara de Representantes en la que solicitó activos de inteligencia adicionales, un incremento en fondos para cooperación de seguridad y mayor volumen de programas (como IMET, Educación y Entrenamiento Militar Internacional) y ejercicios conjuntos, que son el “método principal para bloquear los intereses militares chinos en el hemisferio”.
  • China se percibe como “la mayor amenaza estratégica a largo plazo para la seguridad en el siglo XXI” en un momento en que la distribución del poder mundial está cambiando y creando nuevas amenazas. En conjunto, estos documentos y conferencias plantean por lo menos, dos objetivos generales:

Rusia

Be the first to comment

Deja un comentario