diciembre 3, 2021

Un comunista de verdad

Estoy seguro que sigues con nosotros, seguirás con nosotros, eres eterno como es la revolución, hay hombres que son eternos, hay mujeres que son eternas; el Che fue uno de esos, tu eres uno de esos hombres eternos porque tu acción y tu pensamiento y tu vida marca ejemplo, horizonte para otros más jóvenes que tu y otros que vendrán y que vendrán y tienen que seguir viniendo siempre hasta que se acabe la vida, hasta que se acabe el universo.

Estamos aquí para rendir honor a un guerrillero, Antonio no solo ha sido un profesor de muchos (de varias generaciones de jóvenes de nuestra Patria), no solamente ha sido un periodista insobornable, inquebrantable en sus principios y en su mirada en la historia y de su país. Antonio no solamente ha sido senador, candidato del Presidente Evo a la Vicepresidencia el 2002, no solamente es uno de los intelectuales más relevantes de fines del siglo XX, sino ante todo es un guerrillero.

Es un guerrillero de la Patria, un compañero del Che, de esa heroica generación de hombres y de mujeres que acompañaron al comandante Guevara a emprender los caminos de emancipación de nuestro continente; pertenece a una de las familias que más ha dado a la liberación de los pueblos de América Latina. Hermano de Coco Peredo – combatiente del Che, hermano de Inti Peredo – Combatiente del Che, Hermano de Chato Peredo – Combatiente del Che, hermano de muchos otros hombres y mujeres que en los años 60 definieron una ruta, un método de lucha, un horizonte de emancipación que ha marcado la historia de Bolivia, del continente y del mundo.

Un hombre no solo preocupado por su Patria a la que la conocía de rincón a rincón, de su gente, del pueblo, de los obreros, de los indígenas y de los campesinos, sino un hombre que también conocía y que se involucraba con los pueblos del mundo y del continente: estuvo acá, en Chile, en México, en Nicaragua, allá donde hubiera lucha, emancipación, estaba Antonio Peredo con su presencia, con su sacrificio o con su reflexión.

Es por eso que Antonio a su modo representa, es el símbolo de un proyecto, un símbolo de una generación que entrego la vida por sus ideas y que vivió como dice la canción que cantaban hace rato los compañeros, “que vivió como pensaba”, que hizo de sí mismo, de su cuerpo y de su ética el modo de visibilizar su pensamiento universal frente al mundo, frente al pueblo, frente a los trabajadores.

Antonio Peredo es el símbolo de una época y es el símbolo de un proyecto. Las veces que hablábamos con él (tuve el privilegio de conocerlo el año 83, hasta el último momento que hablamos meses atrás), un comunista de verdad, si entendemos que el comunismo es la sociedad donde todos construimos libremente una comunidad, una común-unidad de hombres y de mujeres que asumimos el control de nuestro destino. Antonio Peredo era un comunista, un guerrillero comunista, un comunista guerrillero.

Le debemos mucho todos a él, Bolivia le debe mucho, generaciones le debemos mucho, muchos de los que hemos asumido compromisos revolucionarios le debemos a Antonio no solamente la mente lúcida sino ante todo el compromiso de su cuerpo, el compromiso de su vida, de lo que cree y en lo que entrega por sus creencias.

Guerrillero de una generación heroica, combatiente del Che que va permitir articular a toda una época, a una historia y a una generación con las luchas recientes emergentes desde lo popular, a lo indígena, a lo campesino, lo cocalero, lo popular, lo vecinal y es en esa dupla de Evo Morales- Antonio Peredo que puede resumirse la gran emergencia de la lucha del pueblo boliviano de las últimas décadas.

A un guerrillero preparado siempre, dispuesto siempre ha entregar todo y a morir por sus ideales, por su Patria no se le dice nunca adiós, porque él no se va. Si algo busca un guerrillero de la Patria es que su obra y su pensamiento se expandan, sea tomados, sea agarrados por otros para continuar el camino. Un guerrillero como Antonio Peredo no se le dice: “descansa en paz”, porque un guerrillero no descansa, un guerrillero es un subversivo allá donde está, un subversivo de las ideas, de las acciones.

Yo creo Antonio, estoy seguro, cuando veo a los jóvenes que te cantan con el puño en alto, estoy seguro que sigues con nosotros, seguirás con nosotros, eres eterno como es la revolución, hay hombres que son eternos, hay mujeres que son eternas; el Che fue uno de esos, tu eres uno de esos hombres eternos porque tu acción y tu pensamiento y tu vida marca ejemplo, horizonte para otros más jóvenes que tu y otros que vendrán y que vendrán y tienen que seguir viniendo siempre hasta que se acabe la vida, hasta que se acabe el universo. Eres una de esas personas que marca esa época y que marca ese horizonte de compromiso; a nombre del Presidente Evo, de tu compañero, a nombre nuestro del grupo de compañeros te rendimos homenaje, te rendimos honores y nos esforzaremos de seguir el camino, el pensamiento, la devoción por tu Patria, por tu país, por América Latina y por el mundo como un comunista, como un comunista del mundo.

No sé qué decir a la familia, a quien la conozco de tiempo, a quien las quiero mucho; solo quiero que sepa la familia que estamos con ellos como siempre hemos estado en silencio, con sencillez al lado de ustedes, intentando enaltecer a este gran hombre de la Patria. Permítame a nombre del Presidente saludar con profunda humildad y honor a este guerrillero de la Patria, gracias por todo lo que has hecho por todos nosotros, por Bolivia.

Gracias.

*          Palabras del Vicepresidente Álvaro García Linera en el homenaje póstumo a Antonio Peredo, el 4 de junio de 2012, en el Senado.

Be the first to comment

Deja un comentario